26.1.12

Por cada chica que está cansada de actuar con debilidad cuando ella es fuerte, hay un chico que esta cansado de parecer fuerte cuando se siente vulnerable.

Por cada chico que está cargado con la constante expectación de que tiene que saberlo todo, hay una chica cansada de que no se confíe en su inteligencia.

Por cada chica que está cansada de que se le llame susceptible, hay un chico que tiene miedo de mostrarse dulce, de llorar.

Por cada chico para el cual la competición es la única forma de mostrar su masculinidad, hay una chica considerada como no femenina porque compite.

Por cada chica que tira su cocinita, hay un chico que desearía tener una.

Por cada chico que lucha porque los anuncios no le dicten sus deseos, hay una chica enfrentándose a los ataques de la industria publicitaria a su autoestima.

Por cada chica que da un paso hacia su liberación, hay un chico que encuentra el camino hacia la liberación un poco más fácil.  

4 comentarios:

  1. Hola Mónica!! Este texto es chulo, lo que pasa es que parece que nos situara a las personas construidas en base a los dos géneros hegemónicos en el mismo lugar de la opresión, sin tener en cuenta las dimensiones diferenciales -desiguales- de unos y de otras, y sin identificar responsabilidades. Por eso te copio un texto que hicieron unos chicos que trabajan su masculinidad desde un punto de vista feminista en respuesta a este texto, a ver qué te parece:

    Por cada mujer cansada de tener que aparentar debilidad,
    hay un hombre que disfruta de protegerla esperando sumisión.
    Por cada mujer cansada de tener que actuar como una tonta, hay un hombre que aparenta saberlo todo porque eso le da poder.
    Por cada mujer cansada de ser calificada como "hembra emocional" hay un hombre  que aparenta ser fuerte y frío para mantener sus privilegios.
    Por cada mujer catalogada de poco femenina cuando compite, hay un hombre  al  que no le importa pisar a quien sea con tal de ser el primero.
    Por cada mujer cansada de sentirse un objeto sexual,
    hay un hombre que disfruta utilizando a las mujeres para su placer.
    Por cada mujer que se siente atada por sus hij@s,
    hay un hombre que disfruta de tiempo libre a su costa.
    Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo o salario satisfactorio,hay un hombre  que se aprovecha del trabajo gratuito hecho en casa y que no mueve un dedo para reivindicar la igualdad de derechos laborales de la mujer.
    Por cada mujer que desconoce los mecanismos de un automóvil, hay un hombre  que cuando llega en coche a casa  tiene mesa y mantel puesto.
    Por cada mujer que da un paso hacia su propia liberación, hay un hombre que tiene miedo de perder su lugar privilegiado ante ella.
    Por cada mujer que es víctima de violencia en el hogar, hay un hombre que la ejerce y lo niega, presentándose como víctima de las "provocaciones" o el "abuso psicológico" femeninos y muchos otros que miran hacia otro lado en un silencio cómplice.
    Por cada mujer que confía en que los hombres quieren la plena igualdad de derechos, hay cientos de hombres confiando en que “todo cambie un poco para que todo siga igual”.
    Si queremos que las cosas cambien y desaparezcan las desigualdades dejémonos de autocomplacencias masculinas y asumamos nuestras responsabilidades.
     
    Luis Bonino, Dani Leal, José Ángel Lozoya, Péter Szil
    España,  julio de 2002

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Periférica!
    Muchas gracias por la aportación, no conocía este texto. Me gusta que salgan de la idea cómoda de que el machismo también les afecta para que pasen a tomar responsabilidades.

    Sin embargo, le sigo criticando lo mismo que le critico al otro (que no lo puse cuando publiqué la entrada, por pereza y por falta de inspiración): el binarismo. No sólo hay hombres detrás de las mujeres y viceversa, las personas no sólo existimos en esas dos categorías de sexo/género, aunque se empeñen en hacernos encajar en ellas.

    Habrá que encontrar (o crear) una revisión no binarista de este texto.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. si por su puesto que siempre podemos criticar el binarismo (siempre), pero como decían esa crítica se sostiene creando uno nuevo además de la crítica en sí.... de todos modos creo que el textito pese a sus años sigue siendo efectivo por lo menos en algunos contextos locales como los que tenemos por latinoamerica, eso por ahora. El texto de Bonino tampoco lo conocía, es una alternativa.
    abrazo

    ResponderEliminar